Los transportistas que usan gas en Castilla-La Mancha hablan de «ruina» y piden ayudas

Posted on

Aunque a nivel nacional representan solo un 3 por ciento, si bien en Castilla-La Mancha se eleva un poco más, los transportistas que siguiendo las recomendaciones del Gobierno central apostando por la sostenibilidad y la reducción de emisiones se encuentran ahora en una situación de ruina con la subida desmesurada del gas natural, además de por la imposibilidad material de ir a la otra alternativa verde, el camión de hidrógeno o el eléctrico, debido a sus altos costes y a que no existen apenas unidades en el mercado.

Así lo asegura a ABC el presidente de la Federación de Transporte de Castilla-La Mancha, Carlos Marín, que lanza la voz de alarma ante una situación «de ruina total y de no saber qué hacer» por parte de los transportistas «que hemos apostado por la sostenibilidad».

«Nos ha costado hacer cambios y para los que hemos apostado por la sostenibilidad y la reducción de emisiones la única solución era el gas natural, aunque este gobierno lo que de verdad quería era el hidrógeno. Lo que pasa es que aquí hay mucho ingenuo que cree que mañana vamos a tener a los camiones funcionando con el hidrógeno o eléctricos, y que iba a desaparecer el diésel. Pero, por ejemplo, en Puertollano se produce para llenar medio depósito de un camión de hidrógeno, si es que lo hubiera, y además los camiones hay que traerlos de Estados Unidos, porque no hay marcas europeas. Por eso todo esto son brindis al sol».

Según Carlos Marín, el gas natural, que está apretando mucho la viabilidad de empresas de otros sectores como el cerámico o las empresas agroalimentarias, «nunca ha sido negocio para el transporte, porque aunque estaba más barato -0,60 frente al 0,90 del gasoil- el camión era extremadamente caro. Así que mientras que la letra normal era de unos 1.200 a 1.500 euros, en el caso del gas era de 2.900 o más de 3.000 euros, así que lo que te ahorrabas por un lado te lo gastabas por otro. Lo que pasa es que había muchas empresas que estaban dispuestas a trabajar con gente que llevara gas natural porque la reducción de emisiones es un hecho: un 90 por ciento en el caso de partículas y un 35 por ciento en CO2».

Pero ahora las cuentas del gobierno parecen ser otras, según Marín, ya que «nos ha vendido otra variante a través del Ministerio de Desarrollo Sostenible que es que el gas es contaminante y hay que ir al hidrógeno. Casi el 80 por ciento de las emisiones las producimos los transportistas, por tanto no hay alternativa: o gasoil o gas natural. Pero las ayudas de este año han sido para coche eléctrico y vehículo de hidrógeno, que no existe. Y el problema es que se lo creen».

Aparte de los costes de un camión de hidrógenos, entre 300.000 y 400.000 euros, y de la escasez de los mismos, para el presidente de los transportistas de la región la capacidad de abastecerse de hidrógeno es «ninguna». Y añade que «con una autonomía de 500 kilómetros, ¿cuántas hidrogeneras tiene que haber?. Nos están vendiendo una tecnología que no existe».

Marín se pregunta además por qué no se pudo financiar en su momento el cambio de diésel a gas natural y ahora proponen ayudas al camión eléctrico. Ante eso, afirma que «espero que con la crisis actual se den cuenta de que al diésel le queda aún mucha vida y al gas también. Yo tengo 42 camiones de gas de los cien de mi flota, pero ahora estoy como loco por cambiar los camiones de gas por los de gasoil porque al precio que está el gas me voy a arruinar». Unas críticas al Gobierno de España que no suceden con el regional, del que reconoce todo el apoyo hasta el momento.

Dentro del sector, la opinión es de pesimismo. «Hace poco un transportista de Cuenca me decía que nos hemos tragado lo que nos han contado de la sostenibilidad y de que había que reducir las emisiones, pero lo hemos hecho y nos están dejando tirados», señala Marín.

También destaca el contraste con otros países, ya que «en Francia hay un acuerdo para dar 30 céntimos por kilo de gas, y en Italia les van a dar un 25 por ciento de deducción en el impuesto de sociedades, además de otras ayudas por kilo, pero aquí en España tenemos la callada por respuesta. Hay empresas de transportes que hemos apostado por el gas natural y nos van a dejar que nos hundamos, pero como venga el ministro de turno a decirnos que hay que ir al hidrógeno ya le diremos lo oportuno. El problema es que estamos vendiendo humo y en cambio la realidad es otra. Ahora mismo lo único que hay es o diésel, que es más del 80 por ciento, o gas natural, y a los que apostamos por la reducción de emisiones nos han dejado colgados, nos van a desincentivar a todos».

Lo cierto es que la situación para el transporte que apostó por el gas el horizonte es muy negro, ya que antes de empezar la guerra de Ucrania, y aunque ya empezaba a subir, el kilo de gas se compraba a 60-70 céntimos y hoy está a 2,90 euros, por tanto una subida de un 325 por ciento. «A ver qué particular o empresa puede aguantar eso», resalta Carlos Marín, que remata señalando que «como desincentiven a la gente que estamos haciendo eso, cuando intenten otra vez convencernos de que hay que reducir las emisiones aquí no se cambia del gasoil nadie en los próximos cien años. Una persona me decía hace poco que ‘como logre salir de esta, el próximo camión que compre será el más contaminante y el más barato que haya’».

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.